Eduardo Galeano

Loading...

viernes, 8 de noviembre de 2013

EL CUENTO DE LA LECHERA Y LOS POLITICOS PIRAMIDALES.



Se construyeron autopistas que no llevaban a ninguna parte. Se hicieron aeropuertos que nadie necesitaba. Se levantaron auditorios y polideportivos que nadie había pedido. Se construyeron grandes e inútiles edificios, carreteras, rotondas, piscinas que nadie utiliza.
Alguien lo impulsó, alguien lo proyectó, alguien dio el permiso, alguien firmó y, lo que es más probable, alguien mordió. Ingentes cantidades de dinero que nunca llegaremos a conocer se malgastaron, derrocharon, malversaron. ¿Y quién es el responsable? Nadie.
Se utilizaron organismos e instituciones como las cajas de ahorros en beneficio de los gobernantes de turno en un descarado ejercicio de abuso de poder. Se gestionaron catastróficamente, se saquearon y se hundieron. ¿Y quién es el responsable? Nadie.
El último ejemplo: la Radiotelevisión Valenciana. Se utilizó de mala manera a capricho del Gobierno autónomo como herramienta política, en lugar de ser gestionada de forma eficiente como el servicio público que debía ser y nunca fue. Imposible saber los millones que ha supuesto, el dinero que se ha tragado. Seguramente había muchos bolsillos que llenar. Ahora resulta que es insostenible lo que fue sostenible durante años. Y con la justificación de que más vale cerrarla que cerrar un colegio o un hospital todo queda justificado. Ya está. ¿Ya está? ¿No hay nadie responsable? ¿Nadie?
   El sistema que seguimos empleando, solo tiene en cuenta el crecimiento de la empresa, de forma piramidal, sin llegar a ver que este no es sostenible en el tiempo, pues dado un momento la base ya no puede aguantar el peso de la torre que hemos creado, no existen nuevas posibilidades de venta pues la población ya esta saturada, en la mayoría de casos esta mierda producción al mismo tiempo no sirve para nada, pues solo fue una moda y no un factor necesario;
   Del mismo modo el sistema político se a empecinado en seguir esta estructura, que si a lo mejor puede ser buena en el sistema social, ( tengo mis dudas ) ya que con ella se logra la atención básica de los ciudadanos, es inútil en cuanto al proceso tributario, inútil en el proceso de desarrollo industrial, y lo que es peor aun mas inútil en el desarrollo del turismo pues no solo destruimos el ecosistema, si no que además lo llenamos de obras sin valor, sin un uso necesario, ( salvo el enriquecimiento fraudulento de la casta política, si no vean en que se convirtieron las cajas de ahorros.) Creo es un ejemplo del abandono de algunas ciudades en la antiguedad, ( y no tanto, veamos el caso de Detroit )
Soy partidario de la deflación, es una oportunidad para replantearnos los sistemas de producción y creación de empleo, y seguir un desarrollo basado en la creación de un tejido social sostenible, que de amparo y futuro a los ciudadanos, y por ello al país, considerando que el país no son solo sus ciudadanos si no además la flora y fauna y un recurso elemental como es el agua y el aire que respiramos.

La pasada semana la inflación de la eurozona se frenó hasta el 0,7%, por debajo de lo esperado, y saltaron las alarmas. El mercado más activo para descontar movimientos de tipos de interés es el de divisas. El euro cotizaba próximo a 1,38 dólares, máximos desde 2011, y comenzó a bajar anticipando que el BCE podría recortar tipos. Ayer se confirmó la bajada y al cierre del mercado europeo el euro cotizaba por debajo de 1,34 dólares.
A principios de siglo, desde el resto del mundo se analizaba la crisis japonesa como los biólogos analizan especies raras como el ornitorrinco. Hoy los europeos estamos atrapados en la trampa japonesa. Es cierto que la deflación  de precios de la eurozona no ha entrado en terreno negativo aún. Pero en Japón no lo hizo hasta 1998 y ya no ha vuelto a crecer desde entonces.
Si además tenemos en cuenta que continúa la fragmentación financiera, aunque ha minorado su intensidad en el último año, y que los canales del crédito siguen obstruidos, como sucedió en Japón, las presiones deflacionistas se intensifican. En este escenario, los manuales de economía nos enseñan que tiene que ser la política fiscal la encargada de estimular el empleo para cerrar la brecha. La eurozona tiene casi equilibrio primario antes del pago de intereses, lo cual da margen para planes de estímulo europeos extraordinarios, que podrían vincularse a los fondos estructurales y de cohesión.
Además, queda el principal problema que es la insostenibilidad de muchas deudas en Europa, públicas y privadas. En breve se tendrá que afrontar la reestructuración de la banca eslovena y el fantasma de Chipre volverá a sobre volar Europa. ¿Habrá quitas?, ¿solo para preferentistas y deuda subordinada?, ¿también deuda senior? Y ¿depositantes de más de 100.000 euros?