Eduardo Galeano

Loading...

domingo, 1 de diciembre de 2013

LIBERTAD DE EXPRESION



Libertad de expresión es la capacidad de comunicar con racionalidad, buen juicio y asertividad: hechos, filosofías y verdades en el marco del respeto social a su interlocutor.
Leal

La libertad de expresión mal entendida, se auto concede el derecho de insultar por una libertad personal que niega a los demás su libertad de pensar, ser o estar. El insulto jamás dará razones a una lucha por los derechos de todos los españoles, sin discriminar por ideologías, raza o religión. Pues este país vive y siente según el lugar de nacimiento, según sufrió o consiguió un estatus diferente, según la educación recibida o los sentimientos que le inculcaron las distintas doctrinas o teorías. Muchos abuelos se posicionan en uno u otro lado de la política, por las circunstancias que rodeo su vida, por desconocimiento, idolatría o incultura, mas sin argumentos sólidos o convencimientos reales sobre las distintas ideologías. Negarles el respeto que todo ser vivo merece mientras no incumpla con la sociedad de forma ilícita o criminal, demuestra una insensibilidad que condiciona la unión de un pueblo y la lucha por la igualdad. De la derecha se dice, se comenta que es cruel, criminal, facha, son todos dictadores sin consciencia y …….. de la izquierda se oye que son mindundis incultos que desean vivir de subvenciones o dadivas, todos unos chupópteros de la hacienda…….argumentos descontextualizados e incoherentes, cuando se reniega y se borran los condicionantes viejos, con los que nos alinearon y abocaron a un único sentimiento, desunir por sistema y crear controversias sin bases ciertas y reales.

Secretaria de organización: Pepa Sánchez Escalante


DESPROGRAMEMOS Y CONTEXTUALIZEMOS


Cada nuevo día trae consigo muestras de cómo los condicionantes han sometido al ser humano con falsos conceptos, mientras le adhiere a ideas prediseñadas a medida del poder establecido, con una propuesta sistemática que cuadricula, adormece y dogmatiza la mente y el libre pensamiento. Pues cuando la noticia de portada o la que encabeza los telediarios televisivos,  es que la princesa se acerco a una señora que a gritos la reclamaba, súbdita supuesta de la susodicha como si de un acto sublime e inusitado se tratara, alabando sin medida que se acerco a oír las quejas de una ciudadana y en contraposición el agradecimiento infinito de esta por atender su proclama, como si la sangre se tornara azul al nacer en cuna de oro y al pasar de periodista a princesa de España y el azul les diferenciara elevando su persona por encima de la ciudadanía supuestamente de baja cama. La realidad que se esconde tras el encumbramiento o el boato admitido y reverenciado, nace de condicionar la mente humana con una educación estructurada a medida de un interés ocasional y adoctrinador donde los halla, que confunde churras con merinas y discrimina alabando un estatus adosado al poder o la fama prediseñada a medida del sistema, sistema que supuestamente lucha por la igualdad y la no discriminación por raza, sexo y religión, mientras besa la mano del señor Obispo, postra su rodilla ante el Papa, Reyes, Infantas, princesas y demás personajes elevados al pedestal protocolario, que desmiente ipso facto la constitución y ya no digamos la lógica y la razón que defiende la igualdad sin condición. El periodismo esgrime su derecho a la libertad de expresión y la lleva a termino contra los mindundis, friquis, personajes de renombre sin poder que los ampare, contra todo el que se mueve en la foto si no es un político afín al interés mediático, disculpando a la realeza y a todo su sequito de los que se oculta y desvía la información, por si les ocasiona algún conflicto por desacato a un estatus elevado por encima del común de los mortales.
Por consiguiente le bailamos la jota a un poder acomodado en la elite que protocolariamente se ha establecido y le damos la mano e incluso la vida si la piden con lágrimas y suspiros.